Actualmente se está poniendo de moda construir un huerto urbano ecológico en tu propia casa, ya sea en el jardín o en la terraza. Es imprescindible saber qué plantas quieres cultivar, qué materiales son los necesarios y cómo realizar el mantenimiento. Construir un huerto en tu hogar tiene grandes ventajas como la satisfacción por cultivar tus propios alimentos y así, comer de manera más saludable.

 

Claves para construir un huerto en tu hogar

1. Escoger el recipiente. Para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades debes tener en cuenta el espacio con el que cuentas y el dinero que quieras invertir. Los recipientes para cultivar pueden ser:

  • Mesas de cultivo, con diferentes formas y longitudes;
  • Jardineras, que tienen gran capacidad de aislamiento frente al frío o el calor;
  • Jardines verticales, que son ideales para espacios reducidos o macetas colgantes.

2. Elegir el sustrato. Lo más recomendado es elegir sustratos orgánicos ligeros, para manejarlos de forma más sencilla, y que sea poroso para que permita una buena circulación del aire y que retenga nutrientes.

3. Seleccionar un lugar en el que la luz incida de forma directa. Todas las plantas necesitan la luz del sol para realizar la fotosíntesis y así, poder obtener energía.
construir huerto con sustrato
4. Escoger el tipo de riego. Puede ser manual, una opción apta para huertos pequeños. Hay que hacerlo de forma paulatina, ya que si se vierte todo el agua, las raíces no podrán absorberla de forma correcta. También puedes instalar sistemas de autorriego, que complementan al modo manual. Se trata de macetas que acumulan el agua gracias a un depósito y la filtran poco a poco. Su instalación es fácil y económica.

5. Elegir el tipo de semillas y las plantas. Para ello, debes tener en cuenta cuál es tu nivel y experiencia cultivando. Si eres un novato, lo recomendable es que comiences con semillas que no requieren un tratamiento previo y se pueden colocar directamente en el lugar donde queramos que crezcan. Las lechugas, cebollas, ajos, perejil, judías, etc, son cultivos fáciles y rápidos de germinar.

 

 

¿Te ha quedado alguna duda? ¡Pregunta sin compromiso!