Los zócalos o rodapiés son elementos decorativos que se instalan antes de colocar el revestimiento del hogar. Estos listones son muy versátiles, ya que aportan una estética única y son muy útiles para cubrir las uniones entre las paredes. Se colocan en la parte inferior de la pared y encima del suelo debido a que en las paredes pueden quedar brechas e imperfecciones que se solucionan con la instalación de estos elementos. Los zócalos pueden estar fabricados de varios materiales, pero en esta entrada nos centraremos en uno en específico: los de madera. ¿Estás preparado para descubrir todo lo que debes saber sobre los zócalos de madera?

 

Tipos de zócalos de madera

Los zócalos de madera son los más utilizados dentro del mercado, ya que encajan a la perfección en cualquier tipo de ambiente. Estos elementos se colocan para proteger la pintura de la parte inferior de la pared de los golpes, suciedad o roces que pueda sufrir. Existen muchos tipos de zócalos diferentes gracias a la amplia gama de variedades de madera que hay. Los más comunes son los rodapiés lacados, que se adaptan a cualquier estilo y son muy resistentes a los arañazos. También pueden estar fabricados en madera maciza con diferentes acabados:

  • los de canto recto (son los más sencillos),
  • los de canto biselado (estéticamente son más sofisticados),
  • y los de canto redondo (proporcionan un acabado sutil).

 

Cómo instalar los zócalos de madera Cómo instalar zócalos de madera

La instalación de zócalos de madera es rápida y fácil, ya que no harán falta herramientas complejas para un acabado óptimo.

1. El primer paso es medir la longitud del espacio en el que queremos colocar el rodapié para saber cuántos metros comprar. También debemos comprobar si las paredes están limpias y si existe algún desperfecto, eliminarlo.

2. Hay que cortar los extremos de los zócalos a 45 grados para formar con dos piezas un ángulo de 90 grados, que coincidirá con la esquina de la pared.

3. A la hora de colocar los rodapiés de madera debes asegurarte de hacerlo de forma correcta y fijarlos con tornillos.

4. Una vez finalizado ese paso, hay que sellar la unión entre la madera y la pared, esto evitará que se filtre agua.

5. El último paso es darle una capa de pintura con un barniz natural para mantener el color natural de la madera.

Desde Brico Rondón te animamos a que instales zócalos de madera en tu hogar y que aportes una estética cálida y sofisticada.

 

¡Atrévete!

¿Te gustaría compartirlo?