Mantener limpia el agua de la piscina durante todo el año puede resultar una tarea difícil, ya que a veces las condiciones climatológicas no acompañan. En invierno, el agua de tu piscina puede verse afectado por la lluvia o el granizo. Y en verano, aunque haga buen tiempo, los desechos orgánicos de las plantas o los insectos puede afectar al agua. Al igual que el uso de protectores solares o productos del cabello de los bañistas.

 

Mantener limpia el agua de la piscina

El mantenimiento de piscinas es una actividad sencilla si dispones de una buena información. En esta entrada te diremos cómo mantener limpia el agua de la piscina siguiendo estos pasos:

1. Comprobar el estado del equipamiento de la piscina como la bomba, el filtro, las válvulas, etc. Uno de los elementos al que hay que prestar mayor atención es el filtro, ya que ahí queda atrapada toda la suciedad y podría propagar una infección que afectase a todo el agua. Hay que realizar una limpieza semanal del filtro, para ello tendrás que desinfectar la arena una vez al año, desincrustar de cal el filtro y, cada cinco años, cambiarlo si es de arena silícea.

2. Cuando la piscina esté vacía, limpia a fondo las paredes y el suelo para eliminar la cal y prevenir el crecimiento de algas. La radiación solar y el calor propio del verano favorecen la aparición de estas. Para evitar esto debes mantener un buen nivel de cloro en el agua y mantener el pH en niveles correctos.

3. Si el agua de la piscina lleva tiempo sin cambiarse, ponle agua nueva y realiza una cloración de choque inicial para prevenir la aparición de algas y bacterias. Se debe hacer con diferentes productos químicos.

piscina mantenimiento

4. También hay que llevar a cabo una desinfección del agua de forma periódica, ya que cuando nos bañamos dejamos en el agua residuos que ayudan al florecimiento de microorganismos. Lo importante es mantener el residual de cloro libre entre 0.5-1.0 ppm en el agua para evitar que aparezcan algas.

5. Analizar el nivel de pH es muy importante para conseguir que el agua sea respetuosa con la piel y no la dañe. El nivel debe situarse entre 7,2 y 7,6. A veces, hay que utilizar un minorado de pH debido a que el agua lleva mucha cal y aumentará el pH. Un nivel elevado puede provocar irritaciones en la piel y en los ojos. En cambio, el si valor de pH es bajo habrá más riesgo de corrosión.

6. Hay que introducir las dosis necesarias de los productos y configurar el tiempo de filtrado diario.

 

¡Cuida tu piscina!

Puedes visitar nuestra tienda de cerámica si te hace falta ese material.

 

Si tienes alguna duda sobre el mantenimiento o el estado de tu piscina, puedes dejarla abajo en los comentarios.
¿Te gustaría compartirlo?